¿Qué ocurre si un trabajador comete una infracción de tráfico con un vehículo de empresa?

Publicado por on Abr 11, 2017 en Administrativo, Civil, Concursal, Laboral, Mercantil, Tráfico

¿Qué ocurre si un trabajador comete una infracción de tráfico con un vehículo de empresa?

Son muchas las empresas en la actualidad que optan por ceder coches u otro tipo de vehículo de empresa a sus empleados para que realicen las actividades laborales para las que son contratados. Los hay de todo tipo: repartidores, taxistas, profesores de autoescuela, etc. y ninguno está a salvo de cometer una infracción y ser multado.

Al estar toda la jornada laboral circulando con el vehículo, el trabajador puede sufrir un accidente de tráfico o cometer una infracción, y en estos casos la pregunta es clara:

¿Quién se encarga de pagar la multa, la compañía o el trabajador?

Hay que tener en cuenta cada situación para delimitar responsabilidades. En términos generales, la responsabilidad ante una infracción cometida es del conductor del automóvil, pero hay que distinguir entre los distintos tipos de infracciones que se pueden cometer para determinar la responsabilidad por las mismas.

Si las autoridades sorprenden al trabajador cometiendo una infracción en la circulación, el mismo será multado o incluso detenido, si la infracción es grave y tiene alcance penal (Temas de alcoholemia o drogas o por conducción a velocidades excesivas o por maniobras peligrosas).

Del mismo modo, si el trabajador no ha renovado su permiso de conducción o lo ha actualizado,  también será su responsabilidad a efectos de la imposición de la multa correspondiente.

Por otro lado, si la infracción de la que las autoridades dan parte son cuestiones administrativas o documentales, como deficiencia o ausencia de documentación del vehículo o fallos del automóvil, en este caso la responsabilidad recae sobre la empresa, ya que es la responsable administrativamente de los vehículos. Es en estos casos es cuando los empleados deben aclarar a las autoridades quién es el propietario del vehículo, y en todo caso acudir a un abogado si el propietario no se hace responsable de la multa.accidente tráfico

Existe una situación especial: Cuando las autoridades no han identificado al conductor en el momento de la infracción.

Es posible que las autoridades hayan puesto una multa por mal aparcamiento, o que un radar haya detectado un exceso de velocidad y solo se tenga la matrícula del vehículo. En estos casos la multa llegará a la empresa, pero esta no tendrá por qué hacerse cargo y deberá demostrar qué trabajador era el que conducía en ese momento, ya que, en caso de no identificar al conductor se impondrá una sanción recaerá sobre la propia empresa titular del vehículo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn